Círculo Pravda de abril: “Entierre a sus muertos”, de Ana Paula Maia

¡Suscribite!

RESEÑA DEL LIBRO DEL MES

“Brutalista”: esa fue la palabra que me llamo la atención cuando escuche hablar de este libro. Brutalismo implica honestidad con los materiales con los cuales se realiza una obra, pero en el idioma castellano, además, suena a crudeza, violencia, salvajismo. Y es que la novela de Maia hace del brutalismo, en todos los sentidos originales y sugeridos, las reglas del juego de su novela.

Si Los mantras modernos, de Felipe Castagnet, brillaba por su lirismo, esta tiene el refilón azulado de la carne en descomposición. Es una novela en la que incluso la vida está cubierta por un tenue olor a podrido. El paisaje bucólico tiene como distinciones su relativa atemporalidad y su relación constante con lo no humano. Un motivo literario que trasciende a la novela es como la muerte iguala a todos. El Estado es una estructura difusa, encarnada en unas pocas personas que ejercen la desidia más que el orden.

La paradoja de Edgar Wilson consiste en ser el único que cumple su rol, pero también cuya transgresión confronta directamente a la única regla estable que le compete: no levantar cuerpos humanos. Las relaciones entre los distintos elementos de la novela se mueven constantemente. Este texto no nos deja hacer pie de manera fácil. No hay bien, mal ni orden sólido. El protagonista debe improvisar en el momento en el que algo nuevo choca contra las pocas reglas más o menos estables del lugar al que pertenece. Hay algo de Antígona en Edgar Wilson.

El motivo de enterrar a los muertos (a sus muertos, o los muertos de alguien) me recuerda a esa tragedia de Sófocles en la que una mujer entierra a su hermano, un paria de la ciudad de Tebas, y marca una de las primeras interpretaciones históricas del conflicto entre lo cívico y lo divino y obligan a sus protagonistas a elegir entre el castigo terrenal o el celestial. Enterrar a los muertos es uno de los pocos mandatos que trascienden a todas las culturas, cuyo incumplimiento constituye un delito sagrado.

¿Qué pasa si no enterramos a nuestros muertos?

¿Cuáles son las consecuencias si las hay?

¿Vale la pena reungirle su dignidad al cadáver de una desconocida?

En esta entrega de Circulo Pravda, la muerte nos pregunta si sentimos su olor (y si estamos dispuestos a cavar el pozo).

Ilustración del Pravda Zine de Abril, por la española Marisol Crespo

EL DISCO QUE MARIDA CON TU LIBRO: “Familia de Lobos”, de Familia de Lobos

El stoner es un género salvaje, medio western, medio psicodélico. Una mezcla de ayahuasca y blues. En el marco de esta liminalidad espiritual, la banda argentina Familia de lobos suma elementos folclóricos: ritmos, instrumentos, silencios.

Un disco oscuro y lento, que te sumerge en un estado de ánimo particular, parecido a un trance.

Si bien este disco no habla tan directamente de la muerte, su liminalidad espiritual y el aspecto bucólico de su estética entran en contacto estrecho con las reglas del juego de Entierre a sus muertos. Por otro lado, el ritmo pausado de la música se condice con la prosa de Maia: los climas creados por ambas obras mantienen una sinergia.